Acerca de

IMG_0843.PNG

Lo único constante, es el cambio.

- Heráclito de Éfeso

AUTOCONOCIMIENTO
LA LLAVE DEL CAMBIO

Quisiera empezar compartiendo mi mirada sobre el cambio, ese inevitable, ese al que muchas veces nos resistimos. Si parto de la teoría de que somos un producto no terminado y que mientras estemos con vida seguiremos cambiando, considero que la aceptación del cambio es el primer factor que trataremos de aceptar e integrar. Y al hablar de cambio me refiero a la polaridad de experiencias; algunas positivas y otras no tanto o tal vez negativas. Cuando paso por alguna experiencia difícil, me ayuda pensar que todo cambia y que esto que estoy viviendo, pasará. Y cuando estoy viviendo alguna experiencia muy agradable, también me recuerdo disfrutarla por que hoy tengo la certeza de que esta también pasará.

Abrirme a la aceptación del cambio me ha enseñado a valorar más cada momento y a abandonar ese absurdo deseo de parar el tiempo y que nada cambie, lo que antes me llevaba a la frustración y al dolor. A esto llamo: Aceptación como camino del cambio. Hasta ahora he hablado de los cambios externos pero, también están los físicos que experimento por edad o por enfermedad y ¿qué tal los cambios que experimento como persona?

Considero que las hay de dos tipos: Las que van por la vida viviendo como veletas, yo era una de esas!. Haciendo lo que social y familiarmente tocaba, cumpliendo las expectativas de otros, siguiendo las creencias de otros y los mandatos familiares. Tenía una gran necesidad de ser aceptada y para eso me había convertido en la más complaciente. Y las que, en un proceso de aprendizaje y evolución, empiezan a cuestionarse sus creencias, a preguntarse si eso que todos quieren es lo que ellas quieren, las que saben identificar sus emociones y expresarlas, las que conocen sus heridas, sus virtudes y también sus defectos. Aquellas que saben de donde vienen, que conocen sus limitaciones, que tienen una buena relación consigo mismas y desarrollan relaciones más sanas y honestas… o por lo menos lo intentan con valor y perseverancia.

Es un camino largo y a ratos muy doloroso. Se necesita valor para enfrentarnos a nuestros propios demonios y determinación para cambiar aquello que ya no nos funciona aunque esto signifique dejar a otros en el camino, pero les prometo que al final saber quienes somos, ¡vale la pena!

A esto le llamo, "El camino del autoconocimiento."

HABLEMOS SOBRE EL CAMBIO

De todos los conocimientos posibles, el más sabio y útil es conocerse a uno mismo

- William Shakespeare